¿Qué son los aceites esenciales?

Ya no son solo el dominio de los spas y personas que quieran cuidarse de forma natural, los aceites esenciales se han convertido en un gran negocio. Los líquidos altamente concentrados extraídos de plantas han sido históricamente de venta en productos de belleza y limpieza, sin embargo, ahora diferentes investigaciones demuestran que cuando se inhalan correctamente, también son una buena medicina.

Están hechos de partes de ciertas plantas como hojas, hierbas, cortezas y cáscaras. Los fabricantes utilizan diferentes métodos para concentrarlos en aceites. Se pueden agregarlos a aceites vegetales, cremas o geles de baño.

También se pueden oler, frotar en sobre la piel o ponerlos en el baño.

Ansiedad

 

Los olores habituales como lavanda, manzanilla y agua de rosas pueden ayudar a mantener la calma. Se pueden inhalar o frotar versiones diluidas de estos aceites sobre la piel realizando un suave masaje.

Se cree que funcionan enviando mensajes químicos a partes del cerebro que afectan el estado de ánimo y las emociones.

 

Dolores de cabeza

 

Algunos estudios pequeños han encontrado que las personas sufren menos dolor de cabeza después de aplicar aceite esencial de menta y lavanda en la piel. Un estudio incluso encontró que no había una diferencia significativa entre usar aceite de menta para reducir el dolor y tomar acetaminofén (también conocido como Tylenol).

 

Dormir mejor

 

Se ha demostrado que la lavanda en particular aumenta la capacidad de conciliar el sueño.

Investigadores de la Universidad de Southampton en Gran Bretaña rastrearon los patrones de sueño de 10 adultos. Durante una semana, la mitad de los participantes durmieron en una habitación donde el aceite esencial de lavanda se difundió en el aire durante toda la noche.

El resto dormían en una habitación similar donde se liberaba un placebo (aceite de almendras dulces). Después los grupos cambiaron de habitación.

Al final del estudio, los voluntarios clasificaron la calidad de su sueño con un 20% afirmando que era mejor en la habitación con aroma a lavanda.

 

Por otro lado, los psicólogos de la Universidad Wesleyan de Connecticut hicieron que 31 hombres y mujeres olieran aceite esencial de lavanda una noche y agua destilada la siguiente noche.

Los investigadores monitorearon sus ciclos de sueño con escáneres cerebrales y descubrieron que la lavanda aumentaba el sueño de ondas lentas, lo que es fundamental para disminuir el ritmo cardíaco y relajar los músculos.

Los sujetos dormían más profundamente en la noche de la lavanda. Además, el grupo también informó sentirse más enérgico a la mañana siguiente.

 

Reducir la inflamación

 

Los efectos analgésicos y adormecedores de algunos aceites esenciales ayudan a calmar la inflamación como el aceite de lavanda, eucalipto o árbol de té.

Para tratar la inflamación de una quemadura, se pueden combinar de una a tres gotas de aceite con una a dos cucharaditas de aceite de coco tres veces al día.

De esta manera, además de mejorar la inflamación también se ayuda a regenerar y rehidratar la piel gracias al aceite de coco.

 

Propiedades antimicrobianas

Varios estudios han llevado a cabo una amplia documentación sobre las propiedades antimicrobianas de los aceites esenciales y sus constituyentes.

Algunos aceites esenciales como el aceite de árbol de té, aceite de tomillo o romero se dice que cuentan con propiedades antifúngicas y antimicrobianas que ayudan a proteger tanto a la piel como al organismo.

Asimismo, ayudan a mejorar algunas afecciones como el pie de atleta, cándida, caspa o actuar como repelente de mosquitos o piojos entre otros.

Mejora el estado de ánimo y una atmósfera positiva

 

Los aromas son estímulos poderosos que ingresan directamente en el cerebro y desencadenan intensas respuestas emocionales.

Al inhalar aceites esenciales, el cerebro señalará ciertas emociones que pueden hacer sentirse lleno de energía, optimismo y esperanzado.

Estos aceites se pueden agregar a un baño caliente o usarse en un difusor de aceite para crear una atmósfera positiva dentro del hogar.

Entre los aceites esenciales para mejorar el estado de ánimo destacan el aceite esencial de eucalipto, aceite esencial de jazmín, aceites esenciales de naranja o sándalo.