Vitaminas para el crecimiento del cabello

Muchas personas ven el cabello de apariencia saludable como un signo de salud o belleza.

 

Al igual que cualquier otra parte de su cuerpo, el cabello necesita una variedad de nutrientes para estar sano y crecer. De hecho, muchas deficiencias nutricionales están relacionadas con la pérdida de cabello.

 

Si bien factores como la edad, la genética y las hormonas también afectan el crecimiento del cabello, la ingesta óptima de nutrientes es clave.

 

A continuación detallaremos 5 vitaminas y otros 3 nutrientes que pueden ser importantes para el crecimiento del cabello.

 

1. Vitamina A

 

Todas las células necesitan vitamina A para el crecimiento. Esto incluye el cabello, el tejido de crecimiento más rápido en el cuerpo humano.

 

La vitamina A también ayuda a las glándulas de la piel a hacer una sustancia aceitosa llamada sebo. El sebo humecta (favorece la hidratación) el cuero cabelludo y ayuda a mantener el cabello saludable.

 

Las dietas deficientes en vitamina A pueden ocasionar varios problemas, incluida la pérdida de cabello.

 

Si bien es importante obtener suficiente vitamina A, un exceso puede ser peligroso. Los estudios demuestran que una sobredosis de vitamina A también puede contribuir a la caída del cabello.

 

Las batatas, las zanahorias, las calabazas, las espinacas y la col rizada son ricas en betacaroteno, que actúa como provitamina, convirtiéndose en vitamina A según la necesidad del organismo.

 

La vitamina A también se puede encontrar en productos de origen animal como leche, huevos y yogur. El aceite de hígado de bacalao es una fuente particularmente buena.

 

2. Vitaminas B

 

Una de las vitaminas B más conocidas para el crecimiento del cabello es la biotina. Los estudios vinculan la deficiencia de biotina con la pérdida de cabello en humanos.

 

Otras vitaminas B ayudan a crear glóbulos rojos, que transportan oxígeno y nutrientes al cuero cabelludo y a los folículos capilares. Estos procesos son importantes para el crecimiento del cabello.

 

Son buenas fuentes de vitaminas B los cereales integrales, almendras, carne, pescado, mariscos y verduras de hoja verde.

 

Además, los alimentos de origen animal son las únicas buenas fuentes de vitamina B12. Es por esta razón que si sigues una dieta vegetariana o vegana debes considerar suplementarte con este nutriente específico.

 

3. Vitamina C

 

El daño oxidativo que causan los radicales libres puede bloquear el crecimiento y hacer que tu cabello envejezca de manera prematura.

 

La vitamina C es un poderoso antioxidante que ayuda a proteger contra el estrés oxidativo. Además, el organismo necesita vitamina C para crear una proteína conocida como colágeno, que forma parte importante de la estructura del cabello.

 

La vitamina C también ayuda a su cuerpo a absorber el hierro, un mineral necesario para el crecimiento del cabello.

 

Las fresas, los pimientos, las guayabas y los cítricos son buenas fuentes de la vitamina C.

 

4. Vitamina D

 

Los bajos niveles de vitamina D están relacionados con la alopecia, un término técnico para la pérdida de cabello.

 

La investigación también muestra que la vitamina D puede ayudar a crear folículos nuevos: los diminutos poros en el cuero cabelludo donde puede crecer cabello nuevo.

 

Se cree que la vitamina D desempeña un papel en la producción de cabello, pero la mayoría de la investigación se centra en los receptores de vitamina D. El papel real de la vitamina D en el crecimiento del cabello permanece aún desconocido.

 

Dicho esto, la mayoría de las personas no obtienen suficiente vitamina D y puede ser una buena idea aumentar su consumo.

 

El cuerpo produce vitamina D transformando el colesterol al exponer nuestra piel a la radiación solar. Asimismo, son buenas fuentes dietéticas de vitamina D el pescado graso, el aceite de hígado de bacalao, así como algunos hongos y alimentos enriquecidos.

 

5. Vitamina E

 

De forma similar a la vitamina C, la vitamina E es un antioxidante que nos protege frente al estrés oxidativo.

 

En un estudio, las personas con pérdida de cabello experimentaron un aumento del 34,5% en el crecimiento del cabello después de suplementarse con vitamina E durante 8 meses.

 

Las semillas de girasol, las almendras, las espinacas y los aguacates son buenas fuentes de vitamina E.

 

6. Hierro

 

Además de las vitaminas para el pelo ya explicadas, alguno minerales como el hierro y el zinc serán de gran importancia.

 

El hierro ayuda a los glóbulos rojos a llevar oxígeno a sus células. Esto lo convierte en un mineral importante para muchas funciones corporales, incluido el crecimiento del cabello.

 

La deficiencia de hierro, que causa anemia, es una causa importante de pérdida de cabello. Es especialmente común en mujeres menstruantes.

 

Los alimentos ricos en hierro incluyen almejas, ostras, huevos, carne roja, espinacas y lentejas.

 

7. Zinc

 

Zinc juega un importante papel en el crecimiento y la reparación del tejido capilar. También ayuda a mantener las glándulas sebáceas alrededor de los folículos funcionando correctamente.

 

La pérdida de cabello es un síntoma común de la deficiencia de zinc. Los estudios muestran que los suplementos de zinc reducen la pérdida de cabello causada por la deficiencia de zinc.

 

Los alimentos con alto contenido de zinc incluyen las ostras, la carne de res, las espinacas, el germen de trigo, las semillas de calabaza y las lentejas.

 

¿Debería tomar un suplemento de vitaminas para el cabello?

 

Los alimentos de una dieta variada y equilibra son sin duda la mejor fuente de vitaminas que existe para el pelo. Ahora bien, si no obtiene suficiente en su dieta , los suplementos pueden ser útiles. Según la investigación, los suplementos funcionan mejor en personas que ya son deficientes.